Por distintas razones, pero especialmente por motivos económicos,  para evitar cerrar las empresas se requiere de una reorganización empresarial para continuar con el objeto social de ella,  y éste es nuestro tema de hoy.

 

¿Qué es la reorganización empresarial?

 

Reorganizar es: “Volver a organizar algo. Organizar algo de manera distinta y de forma que resulte más eficaz.” 

 

Para nuestro presente tema, reorganizar es determinar un conjunto de procedimientos para que el comerciante (empresario deudor)  se sobreponga a sus dificultades financieras y siga desarrollando su objeto social en el comercio.

 

¿Cuál es la finalidad de la reorganización empresarial?

 

Su finalidad es la de proteger al empresario deudor a través de la suscripción de un acuerdo que realiza con sus acreedores para cumplir con sus obligaciones económicas vigentes al momento en que se inicia el proceso de reorganización.

 

El proceso de reorganización empresarial es una herramienta legal que brinda el Estado al empresario para reestructurar, a través de acuerdos con los acreedores para el pago de las obligaciones en mora, es una alternativa jurídica a la crisis financiera de las empresas.

¿En qué norma se encuentra regulado el proceso de reorganización empresarial?

 

La Ley 1116 de 2006, Régimen de Insolvencia Empresarial, es la que regula todo lo concerniente a la reorganización empresarial, otorgando importantes beneficios a los empresarios deudores para que prevengan el cierre de la empresa, el despido de trabajadores y otras consecuencias más.

 

¿Quiénes se pueden acoger al proceso de reorganización empresarial?

 

  • Las personas naturales inscritas como comerciantes
  • Las personas jurídicas o empresas
  • Sucursales de sociedades extranjeras
  • Los patrimonios autónomos con actividades empresariales y/o comerciales

 

¿Cuáles son los requisitos para presentarse al proceso de reorganización empresarial?

 

  • Tener dos o más obligaciones en mora superiores a 90 días.
  • Estar demandado en dos o más procesos ejecutivos o de restitución.

 

¿Qué otros aspectos se consideran para presentarse a este proceso?

 

  • Incapacidad de pago inminente
  • Pasivos o deudas con los acreedores que sean mayores al 10% de la totalidad de sus pasivos
  • No cuenta con un buen flujo de caja por cobros de cartera pendientes
  • Periodos de gracia incumplidos

 

¿Cuáles son los beneficios de la reorganización empresarial?

 

  • Formular acuerdos favorables de pago entre el empresario deudor y los acreedores
  • Renegociar deudas
  • Conservar los empleos
  • Evitar que los bancos congelen los créditos
  • Evitar problemas con arrendamientos vencidos
  • Evitar demandas por embargos 
  • Posibilitar la empresa operativa y financieramente
  • Reducir significativamente o condonar los intereses
  • Resultado de la negociación con los acreedores
  • Suspender procesos ejecutivos y de restitución
  • Continuar con la operación empresarial y/o comercial

 

¿Cómo se tramita la reorganización empresarial?

 

Es un proceso que se tramita ante un Juez, bien de la Superintendencia de Sociedades, o ante un Juez Civil del Circuito del domicilio principal del empresario deudor.

 

Para concluir, este proceso de reorganización empresarial permite superar la crisis financiera de la empresa, seguir con su operación empresarial y evitar la liquidación de la empresa, por lo que se convierte en una alternativa legal óptima para los comerciantes y empresarios.

 

Temas relacionados:

 

Proyectos que deben ser presentados en el proceso de reorganización

 

Incumplir contrato de compraventa en proceso de reorganización

 

¿Se puede ejecutar la venta de una sociedad que se encuentra en proceso de reorganización?

 

Acreencias no relacionadas en el proceso de reorganización

 

Los proveedores de una empresa en proceso de reorganización